Crónica del 5 de febrero: Análisis y decisión sobre el modelo de gestión

El pasado lunes abordamos con ganas el único punto en el orden del día: decidir definitivamente qué modelo de gestión nos interesa más para el proyecto de la casa.

Para arrancar el encuentro, hicimos un pequeño sondeo anónimo: cada cual respondió por escrito a la pregunta “¿con qué modelo te sentirías más cómoda ahora mismo después de todo lo trabajado y debatido estos meses?” y agrupamos las respuestas por afinidades.

El sentir unánime fue el de aprovechar la oportunidad que ofrece la cesión de tener los medios materiales asegurados (espacio y algo de financiación) y así centrar toda nuestra energía en el arranque del proyecto en sí.

NUESTRA CAJA DE HERRAMIENTAS PARA LOS POSIBLES INCONVENIENTES DE LA CESIÓN

A continuación, retomamos lo que trabajamos en el nuestro anterior encuentro. Si recordáis, dejamos identificadas las ventajas, inconvenientes y responsabilidades de la cesión y de la autogestión.

Pues bien, en la asamblea del lunes nos dividimos en grupos para crear juntas una caja de herramientas o soluciones a las dificultades que identificamos para la cesión. Para ello tuvimos en cuenta tanto nuestra experiencia e intuición, como incluso las cosas que más nos han atraído del otro posible modelo (la autogestión).

MODELO DE CESIÓN QUE NO COMPROMETA NUESTRA INDEPENDENCIA

Esta dinámica nos sirvió, además, para trazar algunas “líneas rojas” para el proyecto y para nuestra relación con la Concejalía y el Ayuntamiento. Tenemos claro que la cesión es una oportunidad para desarrollar un nuevo modelo de participación en la que los movimientos sociales gestionen espacios públicos. Pero también tenemos muy claro que no queremos ceder la independencia ni el protagonismo a la institución.

Hemos llegado hasta aquí tras nueve meses de un trabajo incansable e intachable. Somos una asamblea nueva de gente con muy diversos orígenes y experiencias que no habíamos coincidido antes en espacios de militancia. Por nuestras reuniones han pasado más de 120 personas ilusionadas y llenas de expectación.

Eso ha supuesto un reto grande que no hemos negado nunca, pero hemos tenido muy claro el por qué y el para qué estábamos aquí. Hemos dejado a un lado los protagonismos y los intereses personales con el objetivo de crear un espacio que tanto la ciudad como los feminismos vallisoletanos se merecen.

Hemos trabajado poquito a poco las propuestas, las dinámicas, los lazos entre nosotras. Hemos sido rigurosas en todas las propuestas que hemos hecho a la Concejalía de Igualdad y, una vez superada la decepción de que no apostasen por un proyecto de cogestión con nosotras, decidimos tomar las riendas de este futuro espacio cedido con la ilusión de que tenga mucha continuidad y se convierta en un espacio de referencia.

Ahora nos queda cerrar algunos detalles de la negociación y los acuerdos con la Concejalía de Igualdad y el Ayuntamiento. Mientras tanto, seguiremos trabajando juntas con la compenetración, el humor, el compromiso y el cuidado que ya son… “marca de la Casa”.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s