Crónica de la mesa redonda del 12 de marzo: «Casas Feministas. Espacios de rebeldías»

El pasado 12 de marzo, Entrepueblos y la Oficina de Cooperación de la UVA organizaron una mesa redonda bajo el título “Casas Feministas. Espacios de rebeldías” y la Asamblea por una Casa Feminista en Valladolid fuimos invitadas a participar junto a dos proyectos referentes para nosotras: Eskalera Karakola (Madrid) y Emakumeen Etxea/Casa de las Mujeres (Donosti).

Presentación de los proyectos

La mesa redonda comenzó con una breve introducción de cada uno de los proyectos. Desde Casa de las Mujeres de Donosti nos contaron que el movimiento feminista de la ciudad reivindicó un espacio así desde los años 70. Hace unos 9 años, gracias a una concejala feminista y con la unión de Foro de Mujeres de la ciudad y otros colectivos feministas, se pudo hacer posible esta casa feminista que en la actualidad cuenta con aproximadamente 900 socias. Al igual que nosotras, en su fase de creación de la casa pidieron consejo a otras casas feministas y estudiaron bien a fondo sus modelos de gestión y organización interna.

Por otro lado, la Eskalera Karakola (EKKA) surgió en 1996 como una casa okupa. En 2005 se produjo el desalojo de esta misma, que finalmente derivó en una cesión por parte del Ayuntamiento de Madrid. Los inicios no fueron fáciles, ya que los dos locales cedidos no disponían de instalaciones de luz ni baños, trabajo que realizaron de forma autogestionada. Recientemente, han realizado un crowfunding para financiar obras de aislamiento acústico de sus espacios. La EKKA se define actualmente como  un espacio transfeminista autogestionado, una casa pública de mujeres y de feminismo autónomo. Les gusta autodefinirse como “cruce de caminos y espacio de aprendizaje”.

Por nuestra parte los nervios estaban a flor de piel, ¡era la presentación oficial en sociedad de La Casa Feminista de Valladolid! En el breve repaso de nuestra trayectoria recordamos aquel, 13 de marzo de 2017 en el que se realizó otra mesa redonda con proyectos de casas feministas (Donosti, Zaragoza y Córdoba). Esa tarde nos picó el gusanillo y supuso el punto de partida de nuestro proyecto. ¿Os habéis dado cuenta de que hemos cumplido ya un año de andadura? Creemos que es importante un proyecto como el de la Casa Feminista en Valladolid sobre todo por la demanda histórica que existe en la ciudad y para crear un espacio de referencia para los movimientos feministas locales. Con el apoyo de la institución, creemos que dispondremos de más medios para llegar a muchas más personas que de otra manera no podríamos.

¡Comienza en concurso!

Tras las presentaciones pertinentes, la mesa redonda tomó el formato de concurso de televisión, en el que cada proyecto tuvo que contestar en una pizarra de forma breve a cada una de las preguntas que formuló nuestra presentadora particular al más puro estilo “Lo que necesitas es amorfeminismo”. ¡La diversión y las sonrisas estaban aseguradas!  Aquí os anotamos las preguntas que se formularon y un breve resumen de las respuestas:

¿Cómo es vuestra relación con las instituciones?

  • Eskalera Karakola:  la única relación que tienen con las instituciones es la cesión de dos locales por parte del Ayuntamiento, pero su funcionamiento es autogestionado. Pagan el alquiler de los locales junto con los gastos de mantenimiento, lo que supone unos 500-600 € al mes.
  • Donosti: en general la relación es buena, aunque en alguna ocasión ha surgido algún pequeño conflicto que han solucionado sin problema luchando para mantener sus condiciones.
  • Casa Feminista Valladolid: nuestro proyecto ha mantenido relación desde el inicio con el ayuntamiento. Al principio se planteó una participación o cogestión en el Centro de Igualdad y finalmente ha acabado en el acuerdo de cesión que tenemos a día de hoy.

¿Cómo os financiáis?

  • Eskalera Karakola: su financiación se basa en las cuotas que aporta cada grupo de forma anual o mensual, cuota que decide cada grupo de manera responsable. Hace 4-5 años tenían aportación también de socias y les gustaría poder volver a retomarlas.
  • Donosti: reciben una partida económica por parte del Ayuntamiento de 46.000 €  y otra por parte de la Diputación de 40.000 € que utilizan para pagar las actividades, talleres, conferencias etc.. No se paga cuota de asociación, aunque las militantes aportan tiempo de trabajo en la propia casa.
  • Casa Feminista Valladolid: dispondremos de una partida económica por parte del Ayuntamiento con la que cubrir, al menos, los gastos corrientes del local., Además, nos planteamos formas de financiación propia que utilizaremos para los talleres, charlas, etc.  ya que nos parece muy importante valorar el trabajo de las compañeras que dinamicen y compartan su conocimiento en la casa.

¿Cómo es vuestra organización interna?

  • Eskalera Karakola: El espacio es para mujeres, bolleras y mujeres y hombres trans. Por otro lado, cada grupo decide si la participación en sus actividades es mixta o no mixta. Celebran asambleas mensuales a las que acude una persona en representación de cada grupo que participa de la Eskalera..
  • Donosti: la gestión como tal corre a cargo del Ayuntamiento, representantes de la Casa de las Mujeres, el Foro Mujeres y Ciudad y el Consejo de igualdad. Además están organizadas en distintas comisiones de trabajo como autodefensa, cine, ecofeminismo, etc. Una vez al mes, se reúne un grupo de coordinación al que acuden representantes de estas comisiones.
  • Casa Feminista Valladolid: la asamblea se compone de personas que participan a título individual. A lo largo de este año han pasado unas 150 personas con una media de asistencia por asamblea de entre 20 y 40 (¡no está nada mal!). Se han ido formado grupos de trabajo en función de las necesidades concretas de cada momento, aparte del grupo de Coordinación, que se mantiene desde el principio. Actualmente celebramos asambleas abiertas cada 15 días a las que puede acudir quien quiera.

¿Cómo es vuestra relación con el entorno?

  • Eskalera Karakola: los dos locales se encuentran en Lavapies, un barrio muy activo con gran presencia de movimientos sociales, lo que facilita una relación muy cercana con otros colectivos.
  • Donosti: se encuentra en el centro de la ciudad, y cuenta además con muy buena comunicación de transporte público, lo cual es una gran ventaja porque ha permitido que muchas mujeres conozcan la Casa, tanto de la ciudad como de
  • Casa Feminista Valladolid: durante este año hemos intentando implicarnos y buscar apoyos en colectivos feministas, movimientos sociales, ONG, etc. de la ciudad. Además aunque normalmente hemos realizado las asambleas en el centro cívico Bailarín Vicente Escudero, ya que es uno de los más céntricos, durante unos meses rotamos por diferentes barrios para darnos a conocer.  Nos gustaría también trabajar la relación y crear lazos con mujeres de los pueblos de la provincia.

¿A qué tipo de actividades habéis dedicado más tiempo?

  • Eskalera Karakola: actualmente hay dos grupos de consumo, dos de autodefensa, un proyecto de radio, un grupo de lectura transfeminista en inglés y otros proyectos más. Por otro lado, ofrecen la posibilidad de que otros grupos puedan solicitar el uso puntual del espacio, previa aprobación de la asamblea.
  • Donosti: disponen de comisiones de trabajo que realizan actividades relacionadas con ecofeminismos, cine, nuevas tecnologías, etc. También disponen de asistencia psicológica y otros servicios de asesoría a través de mujeres de otras asociaciones.
  • Casa Feminista Valladolid:fortalecer el grupo y crear una base sólida para el proyecto, con la redacción de nuestro decálogo interno y de la propuesta de reglamento y de actividades para la Casa que presentamos al Ayuntamiento. Durante estos meses también hemos realizado muchas actividades de formación (géneros no binarios, toma de decisiones, etc.), hemos participado en eventos como Occupy Gender, fiestas de San Juan o en el Ciclo de Cine y Derechos Humanos al aire libre de Valladolid… ¡y hemos publicado un fanzine!

El concurso se cerró con una ronda de preguntas en la que abordamos la necesidad de acercarnos a las mujeres del ámbito rural o las principales dificultades con las que nuestras “hermanas mayores” de la Karakola y de Donosti han tenido que lidiar en sus años de andadura.

Un horizonte palpable

En estas jornadas aprendimos muchas cosas que nos gustaría aplicar a nuestro proyecto y nos hemos planteado el firme propósito de visitar otras Casas para conocer de primera mano su realidad..

Si no pudisteis asistir a la mesa redonda o queréis repasar las mejores intervenciones, aquí tenéis la grabación. ¡Dentro vídeo!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s