Crónica de la asamblea del 19 de mayo

Si algo está caracterizando este 2021 a diferencia del extraño año pasado son las fluidas ganas de estar, de crear lazos, de escucharnos, de hablar, de poner en común. A las ganas de abrazarnos, para sentirnos aún más cerca, nos agarramos fuertemente a interpretarnos la mirada, en un rostro ocupado por una mascarilla que nos impide comunicarnos con todo el despliegue del lenguaje gestual del resto de la cara.

No guardo recuerdos, anteriormente a la mascarilla, de cómo me podían influir únicamente solo los gestos de los ojos de las personas con las que hablaba o me cruzaba por la calle, en el barrio, en la panadería porque la cara era el todo. La boca cubierta entorpece nuestra comunicación, así que no nos queda más remedio que incorporar las expresiones de los ojos enlazadas al resto del cuerpo.

En esta asamblea tocaba repaso. Llegaron dos chicas nuevas que se presentaron rápidamente y nos contaron que tenían muchas ganas de conocer cómo funcionamos, así que, nuestra primera puesta en marcha fue comentarles cosas acerca de quiénes somos, qué hacemos y cómo nos organizamos.

Pusimos en común algunas de nuestras reflexiones sobre el pasado taller de bisexualidad y bifobia impartido por Elisa Coll. Fue una actividad tan potente en cuanto a emociones a flor de piel, que seguíamos semanas después, envueltas en la actitud positiva de que no solo sí se puede hablar desde la disidencia, sino que, además, se pueden tender cientos de puentes, de ida y vuelta, con espléndidas conexiones y vínculos que nos empoderen.

Hablamos de la actividad de cuerpos en movimiento y de cómo puedes llegar a moverte a través del espacio al ritmo de distintos estilos de danzas. Se realiza cada 15 días y las que están participando en ellas se encuentran totalmente conectadas con la libertad de movimientos que te ofrece esta práctica corporal, donde no solo el cuerpo baila sino también la mente. 

Comentamos también sobre el club de lectura, ya que acabábamos de reunirnos justo el día anterior, para charlar y debatir sobre todo lo que nos había sacudido el libro “Un amor” de Sara Mesa. Fue muy reconfortante y a la vez liberador, ya que ese libro está atravesado de forma voraz por la incomodidad que nos produce, entre otras cuestiones la incomunicación, la aceptación y las expectativas en relación a cómo nos hemos construido como mujeres.

También hablamos sobre el taller de cuerpos a través del arte y de las ganas que tenemos, de repente, de que sea domingo por la noche para poner en común historias. Historias que se desenvuelven de forma paralela alrededor de una misma imagen, pero que transitan por múltiples caminos hasta llegar, a veces a finales completamente abiertos, atrapados en multitud de posibilidades.

Por último, hablamos del II intercambio de esquejes y plantas que se acababa de realizar en el parque alameda. Algunas de las participantes comentaron que la experiencia fue muy agradable, y que hablaron mucho de las plantas, de sus características, de cómo cuidarlas y mimarlas. Resaltando un punto muy importante de esta actividad que fue su implicación intergeneracional.

Cerramos la asamblea volviendo al tema de la autogestión repasando lo dicho en asambleas anteriores y con la intención de plantearnos nuevos retos que ya iremos revelando.

Después de tanto hablar nos sentíamos como secas así que lo paliamos con unas cañas y unas risas, que, siempre, siempre sientan tan bien.

Nos citamos como siempre en 15 días, la próxima asamblea será el 2 de junio a las 19h.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s