Decálogo

Decálogo para la casa feminista de las mujeres de Valladolid

Somos un grupo de mujeres vinculadas a diversos espacios feministas que estamos trabajando un proyecto de casa de las mujeres con una perspectiva feminista, plural e integradora. Para ello, hemos fundado esta asamblea abierta, horizontal y sin protagonismos en la que participamos personas a título particular con experiencias y enfoques muy diversos.

 

1. Un espacio por, para y con las mujeres

 En esta casa, las mujeres seremos siempre las protagonistas en los procesos de decisión, en el diseño de las actividades y también su principal público objetivo. Además, se trata de crear un espacio de sororidad, igualdad, corresponsabilidad, empatía, cooperación y respeto.

2. Un espacio con perspectiva feminista

Los feminismos serán el eje en los procesos de toma de decisiones. Queremos que todos los servicios, actividades y recursos que ofrezca la casa partan de una perspectiva feminista y por eso las personas trabajadoras y las que gestionan el espacio deben estar formadas y sensibilizadas en la materia.

3. Un espacio co-gestionado

Valladolid cuenta con un tejido feminista muy rico y con mucha experiencia que hará de este espacio una herramienta verdaderamente transformadora. Queremos superar modelos jerárquicos de intervención: la sociedad organizada tiene un enorme conocimiento de la realidad de la ciudad y de los pueblos, y la participación será un eje fundamental en esta casa.

4. Un espacio transversal e inclusivo

 Nuestra sociedad está llena de diversidades, diferencias y matices, por eso, deben estar representadas en la Casa. Queremos un lugar inclusivo donde haya espacio para todas las personas y sus diversidades: edades, etnias, razas, orígenes, diversidades funcionales, clases, identidades sexuales y de género, feminismos, etc.

5. Un espacio de encuentro y acogida

Queremos que la casa nos permita conocer las diferentes realidades que viven las mujeres para así tejer redes de apoyo y solidaridad mutua. Un sitio donde nos sintamos bien recibidas, escuchadas y respetadas.

6. Un espacio cómodo, confortable y abierto

Queremos que la casa sea un espacio vivo cuya esencia sea la actividad y el encuentro. Por ello, apostamos por un lugar multifuncional que aproveche sus espacios y recursos, que tenga pocos despachos cerrados, que dé el máximo protagonismo a los espacios compartidos y versátiles donde podamos encontrarnos y desarrollar todo tipo de actividades cómodamente.

7. Un espacio de referencia para todas las mujeres

Queremos que la casa sea un lugar donde las mujeres puedan recibir información y orientación sobre aspectos relacionados con la salud, derechos, igualdad y los feminismos o cualquier otro tema que les interese. Que sea un punto de referencia donde encontrar todos los recursos que tienen a su alcance.

8. Un espacio participativo

Queremos que la casa sea algo más que un contenedor de actividades. No queremos ser meras consumidoras de servicios, sino tener un papel protagonista en una casa libre, dinámica, creativa y abierta a propuestas e intercambios de saberes. Un lugar donde la heterogeneidad sea la base de un enriquecimiento colectivo.

9. Un espacio de formación, documentación e investigación

Un lugar donde compartir saberes y talentos, cuestionar y reflexionar, aprender y enseñar; un lugar donde tomar conciencia de lo interiorizado para cambiar la realidad. Un espacio de investigación en el que podamos generar discursos propios a partir de nuestras reflexiones y experiencias.

10. Espacio donde compartir saberes y crear sinergias feministas

Todas contamos con conocimientos y habilidades que podemos compartir con el resto. Además, pertenecemos a movimientos muy diversos y la casa puede ser un lugar excelente para conocer otras iniciativas y perspectivas.

*Este decálogo puede ser actualizado por la Asamblea si así lo decide.

Puedes descargar el decálogo aquí.

Anuncios